miércoles, 9 de mayo de 2012

Simbolos patrios del Ecuador

                                Símbolos Patrios

Bandera

Siendo Presidente de la República el General Eloy Alfaro, el Congreso Nacional de 1900 determina la Bandera Patria por decreto del 31 de Octubre, que en su artículo segundo dispone: "El Pabellón Nacional será sin alteración alguna, el que adoptó el Ecuador desde que proclamó su independencia, cuyos colores son: amarillo, azul y rojo en listas horizontales, en el orden en que quedan expresados de superior a inferior, debiendo tener la franja amarilla una altitud doble a la de los otros colores". Este decreto legislativo, según reza la historia, fue sancionado por el Ejecutivo el 7 de Noviembre de 1900.

Los colores de nuestra bandera significan:
 El amarillo: el oro, la abundante riqueza de la agricultura y los grandes recursos de que está dotado el país.
 El azul simboliza el océano, el claro y limpio cielo ecuatoriano.
 El rojo representa la sangre vertida por nuestros héroes que nos legaron Patria y Libertad.
                                             Bandera del Ecuador
Historia de la Bandera del Ecuador
 
En la historia de la Bandera del Ecuador podemos distinguir ocho etapas.

 Los próceres de 1810, levantaron contra las autoridades españolas una Bandera roja con asta blanca. Esta cayó en poder del sanguinario Sámano, en 1812.
 Una Bandera de cinco fajas horizontales, tres azules y dos blancas en la del centro, azul, con tres estrellas, que simbolizaban Guayaquil. Portoviejo y Machala, enarbolaron los patriotas a raíz de la liberación el 9 de Octubre de 1820.
 La anterior Bandera, transformándose por decreto de 2 de junio de 1822. "El pabellón de la provincia libre de Guayaquil será blanco, y su primer cuarto superior será azul con una estrella en el centro".
 El tricolor de Colombia, que presidió la gesta heroica del Pichincha y después flameó en la torre del Tejar y el 25 de Mayo fue izado oficialmente en el fortín del Panecillo, sirvió así mismo, como señal de anexión de Guayaquil a Colombia y llegó a ser definitivo.
 En 1830 el Ecuador al separarse de la Gran Colombia mantiene el anterior pabellón, pero en la Revolución Marxista en 1845, se dispone volver a la Bandera azul y blanca, pero ahora en tres cuarteles paralelos al asta, blanco de los lados y azul el del medio con estrellas.
 La Convención de Cuenca ratificó en decreto de 6 de Noviembre de 1845 el color azul del cielo del Ecuador, cambiando las tres estrellas por siete, "como símbolos de las siete provincias que componen la República".
 La Bandera marxista duró de 1845 a 1860. Después del triunfo de García Moreno sobre las fuerzas de Castilla y Franco, y del oprobioso Tratado de Mapasingue, con decreto supremo el 26 de Septiembre ordena que: "La Bandera bicolor ha sido humillada por la traición y lleva una mancha indeleble. Que la antigua Bandera ecuatoriana, sellada con la sangre de los héroes, sea siempre consagrada como la insignia del pueblo y orgullo de nuestras glorias nacionales".

La Convención de 1861, confirmó este decreto. En 1900, por decreto legislativo, se afianzó en forma definitiva. Consta de tres colores amarillo, azul y rojo, en fajas horizontales, debiendo tener la faja amarilla una latitud doble.

Escudo

Significado:

EL CÓNDORRepresenta el poderío, el valor y la pureza.
SIGNOS ARIES, TAURO, GÉMINIS Y CÁNCERSignifican los cuatro meses (marzo, abril, mayo y junio), lapso que duró la lucha cívica por conseguir la libertad ecuatoriana en contra de la intromisión extranjera del Gral. Juan José Flores.
LA ELEVACIÓNRepresenta el majestuoso Chimborazo, de cuyas faldas, nace el río que representa el caudaloso Río Guayas.
LA EMBARCACIÓNRecuerda el vapor Guayas construido en los astilleros de Guayaquil en el año 1941. Fue el primer barco nacional que cruzó aguas americanas.
PALMAS DE OLIVORepresentan la paz, después de la guerra.
PALMA DE LAURELSignifica las glorias y triunfos de los héroes de nuestra Patria.
ASES CONSULARESRepresente la dignidad republicana.
EL SOLDios de nuestros antepasados, simboliza la fuente de vida de nuestro suelo y el calor humano de nuestro pueblo.


Escudo del Ecuador

Historia del Escudo de Armas 

ESCUDO DE 1820 
Cuando se proclamó la Independencia de Guayaquil, el 9 de octubre de 1820, se adoptó como escudo del movimiento emancipador el que está formado por una estrella de cinco picos sobre fondo azul, encerrada entre dos ramas de laurel y posteriormente se le añadió la leyenda: Por Guayaquil Independiente. Este fue, más bien, el escudo de la provincia libre de Guayaquil y no del Ecuador propiamente dicho. Ahora es el blasón de la ciudad "Perla del Pacífico", como se le llama a Guayaquil. 

ESCUDO DE 1821 - 1830 
Cuando el Ecuador se separó de la Gran Colombia, para constituirse como República Independiente se reunió en Riobamba el Primer Congreso Constituyente, que acordó el 27 de septiembre de 1830, lo siguiente: (Artículo 1) Se usará en adelante el de las armas de Colombia - se refería al escudo - en campo azul celeste, con el agregado de un sol en la línea equinoccial sobre las fases, y un lema que diga "El Ecuador en Colombia". Este escudo fue inspirado en el adoptado por el Congreso Gran Colombiano, reunido en Cúcuta, que fue confirmado por decreto - Ley de 6 de octubre de 1821. Con este escudo se perpetuó el ideal Gran Colombiano del Libertador Simón Bolívar, como un símbolo y exaltación de la grandeza espiritual del hombre de más altas virtudes democráticas que ha tenido el Continente americano. 

ESCUDO DE 1843 
Cuando en el año de 1843, en el mes de junio se reunió en Quito La Convención Nacional, dispuso en el artículo único: 
Las Armas de la República serán en la forma siguiente: "El escudo tendrá una altura dupla a su amplitud; en la parte superior será rectangular y en la inferior elíptico. Su campo se dividirá en su interior en tres cuarteles: en el superior colocará, sobre fondo azul, el sol sobre una sección del zodíaco; el cuartel central se subdividirá en dos; en la derecha, sobre fondo de oro, se colocó un libro abierto en forma de tablas, en cuyos dos planos se escribirán los números romanos, I, II, III, IV, indicantes de los cuatro primeros artículos de la Constitución; en el de la izquierda, sobre fondo, simple o verde, se colocará un caballo. En el cuartel inferior, que se subdividirá en dos, se colocará en fondo azul un río, sobre cuyas aguas se representa un barco; y en el de la izquierda sobre fondo de plata, se colocará un volcán; en la parte superior del Escudo, en lugar de cimera descansará un cóndor, cuyas alas abiertas se extenderán sobre los dos ángulos. En la orla exterior y en ambas partes laterales se pondrán banderas y trofeos".


ESCUDO DE 1845 
Con el triunfo de la revolución del 6 de marzo de 1845, se reunió en Cuenca una Convención Nacional, la cual, mediante el decreto del 6 de noviembre de 1845, dispuso que: "Las Armas del Ecuador serán: un escudo ovalado que contenga interiormente, en la parte superior, el sol, con una porción del zodíaco en el que se hallan los signos correspondientes a los meses memorables de marzo, abril, mayo y junio. En la parte inferior, a la derecha, se representará el monte histórico del Chimborazo, del que nacerá un río, y donde aparezca más caudaloso, estará un buque a vapor que tenga por mástil un caduceo como símbolo de navegación y el comercio. El Escudo posará sobre un lío de ases consulares, como insignia de la dignidad republicana; será adornada exteriormente por banderas bicolores y ramas de palma y laurel, y coronado por un cóndor con las alas desplegadas". Este escudo en sus partes principales, si se exceptúa el cambio de las banderas, sigue siendo nuestro Escudo de Armas, diseñado por Don José Joaquín de Olmedo. 
ESCUDO DE 1845 - 1900 
Y por fin, siendo Presidente de la República el Gral. Eloy Alfaro, el Congreso Nacional de 1900 determinó definitivamente los Símbolos Nacionales. En el artículo de su decreto del 31 de Octubre del citado año, transcribe la disposición de 1845, con la única modificación de que se usen los tricolores colombianos en lugar de las banderas bicolores. Esto es, se mantuvo el mismo escudo que dibujara Olmedo, pero con el cambio de los colores de las Banderas. Este decreto fue sancionado por el Gral. Eloy Alfaro el 7 de noviembre de 1900.

Himno Nacional

El actual Himno Nacional del Ecuador, cuyos autores fueron el poeta ambateño Juan León Mera Martínez (1832-1894) y el músico de origen francés Antonio Neumane Marno (1818-1871), tuvo algunos proyectos de reforma hasta alcanzar su fijación definitiva e intangibilidad.

                                                                 
           Juan León Mera                                                                               Antonio Neumane

Historia Himno Nacional

Hay que recordar que hubo otros intentos por dotar al país de una Canción Nacional. Revisemos entonces los personajes y distintas épocas que aparecieron a lo largo de la interesante historia de nuestro símbolo patrio. 

1830-1832: El bardo guayaquileño José Joaquín de Olmedo escribe una Canción Nacional (un coro y cuatro estrofas) en homenaje al naciente Estado ecuatoriano. Esta creación sugerida por el Gral. Juan José Flores no fue musicalizada ni tampoco logró difusión. 

1833: Un himno con título de Canción Ecuatoriana (seis estrofas) se publicó en la Gaceta del Gobierno del Ecuador No. 125 del 28 de diciembre. El trabajo señala 1830 como el año de su creación, pero la mayoría de los cronistas no le presta total atención por ser de un autor anónimo.

1838: Una Canción Nacional (coro y cinco estrofas) aparece incluida en el folleto Poesías del General Flores en su retiro de La Elvira, que publicó la Imprenta del Gobierno. En edición posterior presenta cambios en su tercera estrofa. Aún así, para los historiadores es la segunda Canción Nacional que se conoce. 

1865: El músico argentino, Juan José Allende, que colaboraba con el Ejército del Ecuador, presenta al Congreso Nacional un proyecto de musicalización de la letra del Dr. José Joaquín de Olmedo, pero aquello no tuvo la suficiente acogida. 

En noviembre, por expreso pedido del presidente del Senado, Dr. Nicolás Espinosa, el poeta ambateño Juan León Mera Martínez, para entonces secretario de dicha función del Estado, escribe y entrega la letra del Himno Nacional, que luego de ser conocida por los congresistas es enviada a Guayaquil para que el maestro Antonio Neumane le ponga música. 

1866: El 16 de enero se publica la versión completa de la letra de Juan León Mera en el semanario quiteño El Sud Americano. 

1913: El escritor y diplomático guayaquileño Víctor Manuel Rendón, entrega un nuevo himno con letra adaptada a la música de Antonio Neumane pero finalmente el Legislativo rechaza la propuesta.

1947-1948: El Dr. José Miguel García Moreno, ministro de Educación del gobierno de Carlos Julio Arosemena Tola, comisiona al religioso jesuita Aurelio Espinosa Pólit y a Juan León Mera Iturralde, hijo del bardo tungurahuense, para que estudien y cotejen las versiones que se conocían. 

Luego de un detenido estudio finalmente los comisionados recomiendan la expedición de un decreto que declare Himno Nacional del Ecuador a la letra de Juan León Mera Martínez. 

1948: El Congreso Nacional declaró Himno Oficial e intangible a los versos del autor ambateño, con fecha 29 de septiembre. El Ejecutivo sancionó el decreto legislativo el 8 de noviembre y en el Registro Oficial No. 68 del 23 de noviembre se publicó dicha letra. Era presidente de la República Galo Plaza Lasso. 

1965: Por cumplirse el primer centenario de la letra del Himno Nacional, la Junta Militar de Gobierno que regía el país procede a declarar el 26 de noviembre de cada año como Día del Himno Nacional del Ecuador. El decreto se expidió el 24 de noviembre. 

1977: El Consejo Supremo de Gobierno, por decreto del 11 de marzo, dispone la supresión de ciertas repeticiones en el Himno Nacional a objeto de hacerlo menos extenso y propender a que la ciudadanía lo cante correctamente. 
CORO
¡Salve Oh Patria, mil veces! ¡Oh Patria!
¡Gloria a ti! Y a tu pecho rebosa
gozo y paz, y tu frente radiosa
más que el sol contemplamos lucir.
I EstrofaIV Estrofa
Indignados tus hijos del yugo
que te impuso la ibérica audacia,
de la injusta y horrenda desgracia
que pesaba fatal sobre ti,
santa voz a los cielos alzaron,
voz de noble y sin par juramento,
de vengarte del monstruo sangriento,
de romper ese yugo servil.
Cedió al fin la fiereza española,
y hoy, Oh Patria, tu libre existencia
es la noble y magnifica herencia
que nos dio, el heroísmo feliz;
de las manos paternas la hubimos,
nadie intente arrancárnosla ahora,
ni nuestra ira excitar vengadora quiera,
necio o audaz, contra si.
II EstrofaV Estrofa
Los primeros los hijos del suelo
que, soberbio; el Pichincha decora
te aclamaron por siempre señora
y vertieron su sangre por ti.
Dios miro y acepto el holocausto,
y esa sangre fue germen fecundo
de otros héroes que, atónito, el mundo
vio en tu torno a millares surgir.
Nadie, Oh Patria, lo intente.
Las sombras de tus héroes gloriosos nos miran,
y el valor y el orgullo que inspiran
son augurios de triunfos por ti.
Venga el hierro y el plomo fulmíneo,
que a la idea de guerra, y venganza
se despierta la heroica pujanza
que hizo al fiero español sucumbir.
III EstrofaVI Estrofa
De estos héroes al brazo de hierro
nada tuvo invencible la tierra,
y del valle a la altísima sierra
se escuchaba el fragor de la lid;
tras la lid la victoria volaba,
libertad tras el triunfo venía,
y al león destrozado se oía,
de impotencia y despecho rugir.
Y si nuevas cadenas prepara
la injusticia de bárbara suerte,
¡gran Pichincha! prevén tu la muerte
de la Patria y sus hijos al fin;
hunde al punto en tus hondas entrañas
cuando existe en tu tierra el tirano
huele solo cenizas y en vano
busque rastro de ser junto a ti.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada